Spanish English
Domingo, 19 Febrero 2017


Compartir:

De manera previa a la publicación del documento ‘Cartografía social para el posconflicto en el departamento del Huila’, la Gobernación y la OIM abrieron un espacio para analizar los resultados generados luego de talleres cartográficos implementados en el territorio. Parte del diagnóstico revela temor de la comunidad.

Con el propósito de garantizar transparencia metodológica del instrumento de recolección de información, como fueron los talleres cartográficos y sus conclusiones, y previo a la publicación de los mismos a través de un documento clave para el posconflicto en el departamento, la Gobernación del Huila presentó parte de la información que pronto será de dominio público.

 

La socialización, que permitió un análisis y una retroalimentación intersectorial, incluyó la participación de la Mesa Departamental de Víctimas, la Agencia Colombiana para la Reintegración, ACR, y la Policía Nacional, y tuvo en cuenta los resultados cartográficos en reintegración, sus resultados participativos y prospectivos, y resultados cartográficos en riesgo, entre otros.

 

Según Edna Johanna Cruz, directora de la Oficina de Atención Integral a Víctimas, “la Organización Internacional para las Migraciones, y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, en cooperación con el Gobierno Departamental, realizamos en meses anteriores unos talleres de cartografía social y participativa para elaborar un diagnóstico de la mano de la comunidad que nos permitiera evaluar cómo está el Huila en reintegración de excombatientes de las Farc o desmovilizados  y en nuevos riesgos de violencia”.

 

Cruz dijo que hay una expectativa social sobre cuánta población desmovilizada va a llegar al Huila. “En ese sentido los resultados de los talleres de cartografía se convertirán pronto en un documento que servirá como instrumento de planificación, donde se muestran los riesgos en los municipios, en el marco del posconflicto o pos acuerdo. Riesgos como reinserción al conflicto por parte de desmovilizados de las Farc, o nuevos signos de violencia que se puedan presentar cuando esa población llegue”, aclaró la directora de Víctimas del Departamento.

 

Talleres y diagnóstico 

 

Los talleres de cartografía social y posconflicto se llevaron a cabo en los municipios de Neiva, Garzón, La Plata y Pitalito, en los que participaron la Policía Nacional, Ejército, presidentes de juntas de acción comunal, delegados de las mesas municipales de víctimas, docentes, rectores de colegios y secretarios de gobierno, entre otros actores institucionales.

 

“En esos talleres cartográficos se le consultó a la comunidad sobre la población desmovilizada que llegará a esos territorios, aceptación de la comunidad, inclusión social, generación de ingresos, nuevas formas de violencia y riesgo de reclutamiento de menores, temas que fueron debatidos con los habitantes.

 

Esta información ha sido sintetizada a través de indicadores prospectivos y participativos, y ya se tiene un diagnóstico elaborado. Lo que viene es su publicación en un documento que hoy estamos validando con diversos actores de la institucionalidad y con el acompañamiento de la ACR y Usaid”, aseguró Edna Johanna Cruz.

 

Según la directora de Víctimas del Huila, parte del diagnóstico revela que hay un temor de la comunidad y una desconfianza en la institucionalidad y en el Estado en cuanto a la capacidad de respuesta para atender la población desmovilizada que llegue. 

 

“Este temor radica en que si no hay una empleabilidad segura para la población desmovilizada, nada garantiza que esta población no reincida en actos delictivos, lo que afecta los índices de seguridad de los municipios receptores”, puntualizó Edna Johanna Cruz.

 

ColcienciasColombia CompraContraloríaGobierno en LíneaPresidencia de la RepúblicaUrna de CristalAguas del HuilaCorposanpedroTurismo ResponsableLotería del Huila