Spanish English
Lunes, 23 Octubre 2017

Anécdotas y Curiosidades

Con el propósito de participar en un congreso nacional de diputados, gran parte de los miembros de la Asamblea del Huila viajaron a la ciudad de Bucaramanga, entre quienes se encontraban Luis Alberto Díaz Méndez, Orlando Losada Buendía, Fernando Pino Ricci y Marcos Chalitas.

Sin ser Marcos Chalitas un diputado destacado por liderar grandes debates, o proyectos de ordenanza decisivos para la vida regional, su imagen en las clases populares era considerable y a donde iba era fácilmente reconocido y permanentemente abordado por las gentes del común.

El día del congreso, el auditorio en la capital santandereana estaba totalmente lleno. Cuando el maestro de ceremonia anunció que estaba haciendo su ingreso la delegación de diputados del Huila, entre ellos el ex constituyente y ex militante del M-19 Marcos Chalitas, la mayoría de los asistentes al recinto se puso de pie y aplaudió por varios minutos al dirigente opita.

A pesar que habían asistido importantes personalidades del país a este congreso nacional de diputados, entre quienes se encontraba Horacio Serpa Uribe, oriundo del departamento de Santander, todas las miradas estaban dirigidas a Marcos "El Grande", según testimonios de sus colegas diputados.

Cuando el diputado Orlando Losada Buendía se desempeñaba como presidente de la Asamblea, en 1996, viajó acompañado de un funcionario de la Duma al municipio de Paipa, en Boyacá, con el propósito de asistir a un seminario sobre administración pública.

Estando en ese municipio, Losada Buendía le dijo a Hernando González Valbuena, su acompañante, que siempre había querido conocer al astrólogo Mauricio Puertas y le solicitó hacer los contactos pertinentes para que este famoso astrólogo le diera una cita.

Una vez lograda la cita, entraron los dos a hacerse leer las cartas del reconocido profesional de los astros. Lo primero que le dijo el señor Puertas al diputado era que una enfermedad le iba a cambiar su vida en forma definitiva. Al escuchar estas palabras, Losada Buendía comenzó a reírse en forma nerviosa y adoptó una actitud de incredulidad. Al año siguiente, pocas semanas después de haber dejado la presidencia, los médicos le diagnosticaron cáncer.

Días antes de fallecer en el municipio de Garzón, de donde era oriundo, Orlando le confesó a sus amigos que se hizo realidad la premonición del astrólogo Puertas y les contó la historia. Efectivamente, la enfermedad anunciada lo llevó a la muerte.

Cuando el profesional del derecho Jaime Toledo Cuéllar se desempeñaba como contralor departamental, algunos miembros de la Asamblea citaron al funcionario público al recinto de la Duma, con el propósito de cuestionar los procedimientos y determinaciones que él había tomado sobre diferentes casos que estaban siendo motivo de investigación.

Días previos al debate, Toledo Cuéllar se reunió con varios diputados para mostrarles pruebas y documentos, con el fin de comprobar que sus actos estaban sujetos a la ley y que por lo tanto no estaba cometiendo ninguna irregularidad, lo que indicaba que su proceder era correcto. Como resultado de estos encuentros, antes de iniciar el anunciado debate, el Contralor Departamental tenía a su favor la mayoría de los miembros de la Duma.

Sin embargo, Hugo Tovar Marroquín, diputado que lideraba el debate y pertenecía al grupo de las minorías que estaba en abierta oposición al Contralor, durante más de seis horas acusó sin piedad a éste, endilgándole 18 cargos en su contra, y además aportando las pruebas que tenía en cada una de las presuntas faltas cometidas.

Al final de este histórico debate, uno de los más largos en la historia de la Asamblea del Huila, gran parte de los diputados que estaban a favor del Contralor Departamental hallaron fundados los argumentos expuestos por su colega Tovar Marroquín y tomaron la determinación de destituir fulminantemente de su cargo al doctor Toledo Cuéllar.

Finalizando la década de los años 80 del siglo pasado, se produjo la muerte de don Juan Vidal Castillo, quien había sido diputado entre 1965 y 1967. Como Vidal Castillo había ocupado la presidencia de la Asamblea, se determinó llevar el féretro al recinto de la Duma para colocarlo en Cámara Ardiente.

Ese mismo día, en la sesión de la Asamblea Departamental se desarrolló un fuerte debate, teniendo como protagonistas al Secretario de Educación Departamental y la Contralora seccional de la época.

En esa oportunidad, el reconocido jurista que ocupaba la cartera de educación, cuestionó en forma vehemente y contundente el papel que estaba ejerciendo en ciertos sectores de la administración seccional la Contralora regional. Sin embargo, una vez terminó la sesión, el Secretario de Educación reflexionó sobre los cuestionamientos que él le había hecho a la ilustre Contralora y consideró que procedió en forma incorrecta y que sus cuestionamientos poco se ajustaban a la realidad.

Al día siguiente, la titular del ente de control fiscal, solicitó copia de los cassettes en los cuales estaba consignado lo manifestado por el Secretario de Educación en la sesión del día anterior, con el propósito de hacer los reparos pertinentes. Cuenta la historia que a pesar de la insistencia de la Contralora para obtener los cassettes, nunca pudo tener acceso a ellos.

Después de varios días se conoció la verdad. Para esa época, el secretario general de la Asamblea, un destacado ciudadano perteneciente a los círculos de amigos más cercanos del referido Secretario de Educación, habilidosamente decidió poner los cassettes en el féretro de don Juan Vidal Castillo, mientras éste estaba en cámara ardiente. Cuando finalmente le preguntaron al Secretario por el paradero de los mismos, sin ningún reparo se atrevió a decir la verdad: "se los llevó don Juan Vidal Castillo".

 

 

 

Red Vitec HuilaColcienciasColombia CompraContraloríaGobierno en LíneaPresidencia de la RepúblicaUrna de CristalAguas del HuilaCorposanpedroTurismo ResponsableLotería del HuilaInstituto de Tránsito y Transporte